Consejos para desmontar una puerta de paso con bisagras engarrotadas

Alguna vez has tenido que extraer una puerta de tu domicilio, bien sea para pintarla o para verificar una avería y te encuentras con la sorpresa de que no hay forma de sacarla.

Este trabajo podría transformarse en algo peligroso cuando no se piensa en las consecuencias que puede ocasionar.

Lo más normal es que introduzcamos los dedos en la guillotina que forma la puerta con el marco y al hacer el movimiento de vaivén y pretender alzar, lo más posible es que nos hallemos con 4 de nuestros dedos detenidos en el mejor de los casos, será solo un señal y nunca intente meter el pie por debajo para ayudar!!.

Si necesitas mas información o bien te gusto nuestro weblog puedes ver aquí mas publicaciones...



Existe una manera muy simple, cuando se sabe, de desmontar una puerta del domicilio cuando ésta, está muy ligada, se abre la puerta completamente hasta que el listón superior no incomode cuando la hagamos subir, introducir por debajo lo más pegado posible al lado donde se hallan las bisagras, un destornillador grueso, a unos 10 cm de la puerta, le ponemos un punto de apoyo que puede ser un pequeño pedazo de madera de 3 cm de alto, ahora tenemos una palanca bajo la puerta, lo único que falta es pisar en el mango del destornillador y veremos de qué manera de manera puedes probar aqui lenta esta empieza a subir sin esfuerzo.

En caso de que la palanca no fuese suficiente como para sacarla totalmente de las bisagras, vamos a repetir la operación pero moviendo el punto de apoyo mas adelante, IMPORTANTE!!! nada de pequeños alrededor, a ser posible, que otra persona nos ayude a sostener la puerta, puesto que al quedar libre, se nos podría caer encima.
Antes de volver a ajustarla, engrasar bien los pernos que están fijos en el marco y tener mucho cuidado con las manos en el instante de poner la puerta en su sitio, lo más recomendable es poner la mano abierta con los dedos hacia arriba a lado de las bisagras y que sea la palma lo que apoyemos en el canto, así, si al montarla se cayera de cuajo, nuestros dedos quedarán siempre y en todo momento a salvo logrando contar hasta 5 cuando concluyamos nuestro trabajo de bricolaje.



Suele suceder que las bisagras no están adecuadamente alineadas y nos encontramos con que solo 2 de ellas entran y la 3ª siempre se nos queda fuera, ahí es donde nos hacemos inconveniente, de qué manera es posible que saliera y ahora no se ajusta, puesto que bien, si sucediera esto, aflojaremos los tornillos de la bisagra central (siempre la que está en el marco), haciendo que se apunten las 2 de los extremos y guiando la 3ª cara su pareja en la puerta, cuando la misma baja y cae en su lugar, simplemente volvemos a apretar los tornillos.


Tags: puerta, desmontar, tornillos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *